Una de las plagas más comunes con las que tenemos que lidiar en el hogar es con las hormigas. Las cuales aparecen en cocinas, baños, patios, etc.

Una vez que comienzan a invadir las despensas y los alimentos, las hormigas se convierten en una verdadera preocupación. Dejar que las hormigas tengan acceso a la comida es grave.

Las hormigas carpinteras crean nidos en áreas huecas y madera que está húmeda y comienza a pudrirse. En lugar de comer la madera real, estas hormigas causan daños al hacer túneles. Como la mayoría del daño que causan está oculto en paredes, marcos de ventanas y puertas, terrazas y otras superficies de madera.

Otro peligro del que debe preocuparse es el riesgo potencial para la salud que pueden causar ciertos tipos de hormigas.

Todos los tipos de hormigas son capaces de morder. Estos insectos usan sus mandíbulas y boca para pellizcar la piel si se sienten amenazados.

Estas picaduras pueden causar algo de dolor e incomodidad, pero generalmente no son peligrosas. Sin embargo, si no limpia y cuida la picadura, la piel puede irritarse o incluso infectarse.

Algunas hormigas incluso tienen aguijones, y las picaduras de hormigas son completamente diferentes de las picaduras de hormigas. Si una hormiga roja, por ejemplo, te pica, inyectan veneno con su aguijón. Esta picadura es dolorosa, y el veneno puede conducir a problemas graves que no solo son incómodos, sino incluso mortales en algunos casos.

Las hormigas son fuentes de alimentos viables para otras plagas. Esto significa que otras plagas pueden llegar a habitar tu hogar, porque tienen una fuente de alimento en las hormigas.

Muchas arañas, incluida la peligrosa viuda negra y la araña violinista son asiduas a comer hormigas. Por eso te recomendamos que prevengas este tipo de fauna con la ayuda de expertos como son Fumiga México, quienes evaluarán y te darán las mejores recomendaciones.